Fluid pediatrico opiniones

Cálculo – Gestión de fluidos y electrolitos en pediatría

Los líquidos intravenosos (IV) de mantenimiento son un elemento común de la atención a los niños gravemente enfermos. Los líquidos hipotónicos de mantenimiento han sido durante mucho tiempo un estándar clínico para los niños, aunque esta práctica no está basada en la evidencia. La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha creado unas directrices basadas en la evidencia que recomiendan el uso de líquidos isotónicos en pacientes de 28 días a 18 años de edad para reducir el riesgo de desarrollar hiponatremia.

La administración estándar de fluidos IV hipotónicos de mantenimiento en niños se ha basado en un artículo de 1957 que recomienda fluidos y glucosa para el mantenimiento en función del peso (Pediatrics. 1957;19(5):823-332). Las recomendaciones de electrolitos se basaban en los niveles de la leche humana y de vaca. Pruebas recientes han demostrado que la administración de líquidos de mantenimiento hipotónicos aumenta significativamente el riesgo de hiponatremia. La complicación electrolítica más frecuente en pacientes hospitalizados es la hiponatremia, que afecta aproximadamente a entre el 15% y el 30% de los niños y adultos hospitalizados.

La AAP recomienda el uso de soluciones isotónicas con una cantidad adecuada de cloruro potásico y dextrosa para los líquidos intravenosos de mantenimiento en niños; esta recomendación reduce significativamente el riesgo de hiponatremia sin aumentar otros riesgos, como la hipernatremia y la acidosis. La recomendación se califica como fuerte y se basa en ensayos controlados aleatorizados bien diseñados y revisiones sistemáticas. El número necesario a tratar con líquidos isotónicos es de 8 para prevenir la hiponatremia y de 28 para prevenir la hiponatremia moderada, en comparación con los líquidos hipotónicos de mantenimiento.

  Heliocare pediatrics mineral opiniones

¿Qué líquido intravenoso es mejor para los niños?

3. Si los niños y jóvenes necesitan líquidos intravenosos para el mantenimiento rutinario, utilice inicialmente cristaloides isotónicos que contengan sodio en un rango de 131-154 mmol/litro.

¿Cuál es la mejor fuente de reposición de líquidos?

Lo mejor es agua o líquidos sin azúcar, cafeína ni alcohol.

¿Qué es importante recordar sobre la fluidoterapia en pacientes pediátricos?

La administración de reanimación con líquidos es esencial en los niños gravemente enfermos. La administración de líquidos es fundamental cuando se prestan cuidados agudos en el servicio de urgencias o a niños hospitalizados. La administración temprana y adecuada de líquidos mejora los resultados y reduce la mortalidad en los niños.

Líquidos y electrolitos para estudiantes de enfermería

Se realizó una revisión sistemática para elaborar directrices sobre la fluidoterapia intravenosa de mantenimiento en niños con enfermedades agudas y críticas. Se elaboraron dieciséis recomendaciones, que sugieren favorecer los líquidos isotónicos equilibrados con glucosa diseñados para niños, e infundirlos en cantidades inferiores a la fórmula de Holliday y Segar.

Reimpresiones y autorizacionesSobre este artículoCite este artículoBrossier, D.W., Tume, L.N., Briant, A.R. et al. ESPNIC clinical practice guidelines: intravenous maintenance fluid therapy in acute and critically ill children- a systematic review and meta-analysis.

Intensive Care Med 48, 1691-1708 (2022). https://doi.org/10.1007/s00134-022-06882-zDownload citationShare this articleCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

  Be+ pediatrics opiniones

Líquidos intravenosos en niños (líquidos intravenosos pediátricos) – retransmisión en directo

Los líquidos intravenosos (IV) de mantenimiento son un elemento común del cuidado de los niños con enfermedades agudas. Los líquidos hipotónicos de mantenimiento han sido durante mucho tiempo un estándar clínico para los niños, aunque esta práctica no está basada en la evidencia. La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha creado unas directrices basadas en la evidencia que recomiendan el uso de líquidos isotónicos en pacientes de 28 días a 18 años de edad para reducir el riesgo de desarrollar hiponatremia.

La administración estándar de fluidos IV hipotónicos de mantenimiento en niños se ha basado en un artículo de 1957 que recomienda fluidos y glucosa para el mantenimiento en función del peso (Pediatrics. 1957;19(5):823-332). Las recomendaciones de electrolitos se basaban en los niveles de la leche humana y de vaca. Pruebas recientes han demostrado que la administración de líquidos de mantenimiento hipotónicos aumenta significativamente el riesgo de hiponatremia. La complicación electrolítica más frecuente en pacientes hospitalizados es la hiponatremia, que afecta aproximadamente a entre el 15% y el 30% de los niños y adultos hospitalizados.

La AAP recomienda el uso de soluciones isotónicas con una cantidad adecuada de cloruro potásico y dextrosa para los líquidos intravenosos de mantenimiento en niños; esta recomendación reduce significativamente el riesgo de hiponatremia sin aumentar otros riesgos, como la hipernatremia y la acidosis. La recomendación se califica como fuerte y se basa en ensayos controlados aleatorizados bien diseñados y revisiones sistemáticas. El número necesario a tratar con líquidos isotónicos es de 8 para prevenir la hiponatremia y de 28 para prevenir la hiponatremia moderada, en comparación con los líquidos hipotónicos de mantenimiento.

  Heliocare pediatrics mineral opiniones

Gestión de líquidos y electrolitos en pediatría

Su transacción es segura Trabajamos duro para proteger su seguridad y privacidad. Nuestro sistema de seguridad de pagos encripta su información durante la transmisión. No compartimos los datos de su tarjeta de crédito con terceros y no vendemos su información a terceros. Más información

Uno de los fundamentos consagrados de la práctica de la medicina pediátrica es la comprensión y aplicación de los principios de los trastornos de líquidos, electrolitos y ácido-base. Presentado en un nuevo formato de tapa blanda, Fluidos y electrolitos en pediatría: A Comprehensive Handbook reúne en una nueva edición de tapa blanda a un selecto grupo de autores que comparten la pasión y el aprecio por las contribuciones de los pioneros de la medicina pediátrica y la experiencia en sus respectivas áreas. El volumen analiza en profundidad el funcionamiento básico de los riñones, la piel y los pulmones. Cada capítulo describe la etiología y la demografía, los mecanismos biológicos, las características de presentación de los pacientes, las opciones terapéuticas y las consecuencias del tratamiento óptimo, así como del tratamiento tardío. Fluidos y electrolitos en pediatría: A Comprehensive Handbook proporciona a los profesionales de la salud de muchas áreas de investigación y práctica el volumen más actualizado, accesible y bien referenciado sobre la importancia del mantenimiento de las concentraciones de fluidos y electrolitos en la población pediátrica, especialmente bajo cuidados agudos. Leer más

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad